2002-2011©, con algunos derechos reservados, por la autora.

El karma de la medicina



»

Ella, mi compañera de toda la carrera, mi compañera de los primeros años de práctica hospitalaria, mi compañera de guardias… guardias increibles, situaciones bizarras que han quedado asentadas en mi cerebro, dejando la impronta de una suela de zapato sobre el cemento fresco aún… pero al mismo tiempo a punto de secarse.

Ella, mi profesora de danza árabe, había ido a una fiesta de cumpleaños para bailar.
Suele realizar coreografías en fiestas y eventos, además de sus clases para enseñar las diferentes técnicas de practicar la danza del vientre.

Sábado, dos y media de la madrugada, en algún salón de fiestas de la Capital Federal:

La odalisca, ya que a esa altura estaba personalizando a una odalisca… entra corriendo al salón.
Contexto: señor mayor, como de unos 60 años, tirado en el piso en el medio de la pista de baile, vomitado y como era de esperar…. sin pulso

Minutos mas … minutos menos… finalmente llega la ambulancia… ni hablar… el sujeto en cuestión había entrado en una situación médica irreversible… bolsa negra… y a otra cosa… paro cardio-respiratorio.

Cuatro de la mañana… suena el celular:

En fin… estas anécdotas me recuerdan que… podré renunciar a la matrícula pero… mal que me pese, esta profesión se te termina fijando en cada una de las células que componen nuestro organismo… aunque me dedique a vender churros… voy a morir inevitablemente siendo médica, ya no hay retorno.


 
Jime, 10 de septiembre de 2003 11:57:35 ART
  

Archivo

» 2011 abril » » 2011 marzo » » 2011 febrero » » 2011 enero » » 2010 diciembre » » 2010 noviembre » » 2010 octubre » » 2010 septiembre » » 2010 agosto » » 2010 julio » » 2010 junio » » 2010 mayo » » 2010 abril » » 2010 marzo » » 2010 febrero » » 2010 enero » » 2009 diciembre » » 2009 noviembre » » 2009 octubre » » 2009 septiembre » » 2009 agosto » » 2009 julio » » 2009 junio » » 2009 mayo » » 2009 abril » » 2009 marzo » » 2009 febrero » » 2009 enero » » 2008 diciembre » » 2008 noviembre » » 2008 octubre » » 2008 septiembre » » 2008 agosto » » 2008 julio » » 2008 junio » » 2008 mayo » » 2008 abril » » 2008 marzo » » 2008 febrero » » 2008 enero » » 2007 diciembre » » 2007 noviembre » » 2007 octubre » » 2007 septiembre » » 2007 agosto » » 2007 julio » » 2007 junio » » 2007 mayo » » 2007 abril » » 2007 marzo » » 2007 febrero » » 2007 enero » » 2006 diciembre » » 2006 noviembre » » 2006 octubre » » 2006 septiembre » » 2006 agosto » » 2006 julio » » 2006 junio » » 2006 mayo » » 2006 abril » » 2006 marzo » » 2006 febrero » » 2006 enero » » 2005 diciembre » » 2005 noviembre » » 2005 octubre » » 2005 septiembre » » 2005 agosto » » 2005 julio » » 2005 junio » » 2005 mayo » » 2005 abril » » 2005 marzo » » 2005 febrero » » 2005 enero » » 2004 diciembre » » 2004 noviembre » » 2004 octubre » » 2004 septiembre » » 2004 agosto » » 2004 julio » » 2004 junio » » 2004 mayo » » 2004 abril » » 2004 marzo » » 2004 febrero » » 2004 enero » » 2003 diciembre » » 2003 noviembre » » 2003 octubre » » 2003 septiembre » » 2003 agosto » » 2003 julio » » 2003 junio » » 2003 mayo » » 2003 abril » » 2003 marzo » » 2003 febrero » » 2003 enero » » 2002 diciembre » » 2002 noviembre » » 2002 octubre »

Créditos

cabeza » antville » helma » Diseño: Txema »